Impresiones del 45 Symposium SEPTG en Sevilla

septg sevilla

Hace unos días asistí en Sevilla al 45 Symposium SEPTG (Sociedad Española de Psicoterapia y Técnicas de Grupo)  con el título “El cuidado de los grupos: Retos y oportunidades”.

Como siempre fueron tres días muy intensos, durante los cuales participé en talleres, grupos de intervisión y en el grupo grande. Concretamente participé en el taller “El bien-estar del cuidador de grupos”, y en la mesa redonda “Cuidado con el grupo. Experiencia, dificultades y retos”.

Siempre es estimulante sumergirse con colegas de diferentes disciplinas y experiencias para reflexionar sobre aspectos del rol profesional y de cómo atendernos y cuidarnos como un aspecto constante para poder desarrollar nuestro trabajo. Formación, terapia y supervisión, tres herramientas básicas que debería realizar de modo constante todo terapeuta.

Me resultaron especialmente interesantes dos conferencias, “Milagros y cuidados en grupos de supervisión psicosocial: experiencias en Guatemala” a cargo de Elisabeth Rohr y “Los grupos: razón y sinrazón del oficio” a cargo de Roberto Inocencio. Elisabeth abordó el tema de como romper el silencio en los grupos para poder hablar de lo que cada uno ha vivido después de haber sufrido situaciones tan traumáticas como una guerra. Roberto nos hizo reflexionar sobre cuestiones como que “elegimos esta profesión para curar-nos” y que “es un viaje permanente que no acaba nunca”, donde es peligroso “confundir el personaje con la persona” y “perder la perspectiva de nuestro propio sufrimiento”.

En mi intervención en el taller sobre el bienestar sobre el cuidador de grupos donde hicimos una exploración del rol profesional a lo largo de la vida y la situación actual. Me llamó la atención la riqueza y variedad de las experiencias desarrolladas por los participantes del taller, así como su diversidad y el recorrido vital que les ha llevado a desarrollar su profesión como terapeutas. También coordiné un círculo sobre “Experiencias, dificultades y retos en los grupos” con las colegas Amaia Mauriz, María Torrado y Esther Zarandona, donde abordamos diversas temas como el de los grupos de terapia para jóvenes en las fiestas de los pueblos con un fuerte impacto emocional, los grupos de apoyo para padres de bebés y niños pequeños donde se pueden buscar otra referencia sobre el cuidado que no sea internet. También sobre dinámicas grupales de enseñanza dentro de la universidad, con grupos de 100 personas.

En resumen, han sido unos días muy enriquecedores a nivel profesional y personal.

Gabriel Roldán

Deja un comentario